Marco conceptual

El camino hacia el futuro estará determinado por las competencias interpersonales y por las competencias digitales.

McKinsey estima que en 2030 las competencias más demandadas serán las emocionales y sociales (que aumentarán un 25%) y las competencias digitales (que aumentarán más del 30%).

La demanda de habilidades cognitivas básicas disminuirá por encima del 15%. Esta tendencia se ha acelerado aún más por la pandemia.

Una de las opciones que tienen las empresas para construir la fuerza laboral del futuro es contratar personas que acrediten un cierto grado de desarrollo de las habilidades blandas.

Por medio de los programas que forman la oferta académica de la Escuela de Negocios, aspiramos a:

  • Capacitar a las organizaciones para que puedan adaptarse a los desafíos de la era digital
  • Capacitar a las personas para que desarrollen habilidades que les permitan acceder a los trabajos del futuro