¿EN QUÉ CONSISTE EL PROCESO?


UMSA ha iniciado su proceso de evaluación institucional de acuerdo a lo señalado en la Ley de Educación Superior, en su Artículo Nº 44 que prevé que: “las instituciones universitarias, deberán asegurar el funcionamiento de instancias internas de evaluación institucional con el objeto de analizar sus logros y dificultades en el cumplimiento de sus funciones, y sugerir medidas para su mejoramiento”.
La Evaluación Institucional es un proceso que contribuye a interpretar, cambiar y mejorar las instituciones universitarias. Para su desarrollo, contempla dos fases: la autoevaluación y la evaluación externa.


La autoevaluación es un proceso participativo interno, que lleva a cabo toda la comunidad académica de la Universidad con el objetivo de mejorar su calidad educativa e institucional. Este proceso da lugar a un informe sobre el funcionamiento, los procesos, recursos y resultados de la institución universitaria.

La evaluación externa sigue a la evaluación interna, está a cargo de CONEAU con la participación de pares académicos de reconocida competencia y consta de tres etapas: a) revisión de documentación entregada por la institución (informe de autoevaluación), b) visita de un equipo de pares evaluadores y c) elaboración de un informe con recomendaciones para el mejoramiento institucional.

  • Inicio del proceso de Autoevaluación Institucional
  • Firma del Acuerdo-compromiso entre la institución universitaria y CONEAU.
  • Entrega del Informe de Autoevaluación
  • Visita de los Comité de Pares Evaluadores de CONEAU
  • Redacción por CONEAU de la versión preliminar del Informe Final y su presentación a la Institución.
  • Aprobación del informe final, publicación y difusión del mismo con los comentarios de la Rectora.
  • Informe final de los Pares

  • Brinda visibilidad de todas las acciones de docencia, investigación y extensión que se llevan a cabo en la Universidad.
  • Otorga información objetiva de las fortalezas y debilidades de la Universidad para elaborar planes de mejora.
  • Contribuye a agilizar la toma de decisiones dado el mayor autoconocimiento de cada área.
  • Reafirma el compromiso institucional con la calidad.
  • Valida el Plan Estratégico de gestión en función de una evaluación externa brindada por la Comisión Nacional de Acreditación y Evaluación Universitaria (CONEAU).